sábado, 17 de julio de 2010

El resplandor.


¡No voy a hacerte daño! Wendy, querida, luz de mi vida, ¿de qué tienes miedo?. No me has dejado acabar la frase, dije: No voy a hacerte daño, sólo voy a aplastarte los sesos. ¡Aplastaré tus jodidos sesos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Search.