lunes, 30 de agosto de 2010

Una mañana desperté casado con una piña... ¡Menudo espanto de piña! Pero... yo la quería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Search.