viernes, 10 de diciembre de 2010

Miss you.

Sin embargo, no olvido por qué me fui tan lejos de su cuerpo. Ni el ron ha conseguido que lo olvide. Pero el resto continúa estando en aquella costura de mi cuerpo que sólo yo conozco y sólo yo puedo descoser si quiero que los sentimientos se me peguen en la piel. Como estos lunares que tiempo atrás contabas por las noches, como si fueran ovejas. Para conciliar el sueño. Lo he olvidado todo. Y empiezo a recordar cosas nuevas. Recuerdo tu voz nocturna en un susurro. Tu risa cuando escuchas mi acento. Nuestros viajes astrales con la mente.

Te recuerdo a ti.

2 comentarios:

  1. Me gusta mucho la entrada y todo tu blog en general ;) ¿te pasas por el mio? thanks.
    http://fashionisonthelist.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias! Ahora mismo me paso por el tuyo (:

    ResponderEliminar

Search.