viernes, 28 de enero de 2011


La primera vez que te pregunté si eras feliz, no titubeaste un segundo a la hora de dar tu respuesta.
No negaré que tus palabras me sorprendieron, y me parecieron más fruto de la pasión romántica que de la realidad. Después de todo la felicidad siempre me ha parecido algo tan efímero como relativo.
Volví a preguntártelo muchas veces más, muchísimas. Y tu respuesta ha sido siempre exactamente la misma, sin variarla una coma.
Y sigo mirándote a los ojos buscando la respuesta, mientras me sonríes teniendo la certeza de que no importa que lo comprenda o no, esa es tu realidad, y en ella mandas tú.
- ¿Eres feliz?
- Sólo si tú lo eres.

3 comentarios:

Search.