sábado, 14 de mayo de 2011

Su manera de menearse creaba casi tanto hastio como el olor del pachuli que llevaba. Pero el caso es que creia que era preciosa, y no se equivocaba, lo era.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Search.